estudio Q 2

El segundo encuentro de Estudio Q se realizó en el Centro Cultural España Córdoba, el día 27/08/2014.

028 027 026 025 024 023 022 021

Para este segundo encuentro de Estudio Q invitamos a Majo Arrigoni para que cronique el evento. Majo es autora del proyecto “Retrato de Artista“, en el cual se propuso retratar artistas en sus contextos de trabajo, en la intimidad de su espacio de producción, para dar testimonio de lo que una obra no siempre cuenta, poner en escena a su creador para luego, desde su propio universo, descifrar ese otro que asoma en la mirada. En “Retrato de Artista” el resultado es el registro fotográfico de cada uno de esos encuentros con artistas de diferentes disciplinas, de distintas generaciones, que conviven activamente en la escena cultural actual de Córdoba. Fueron 22 los retratos realizados en 2013 en el período de 6 meses y durante el año 2014 continúa avanzando con el proyecto.

Crónica: Estudio Q II

Por Majo Arrigoni*

Aquel miércoles por la tarde llegué al CCEC y me encontré con Lucas Moreno. Yo quería hablar con él porque había estado viendo sus videos en youtube el día anterior y me había sorprendido la calidad de su trabajo. No es que yo sea una entendida del género, pero sí creo que en su complejidad es tan fácil que aparezcan elementos que hagan ruido y nos saquen del relato para reparar en cuestiones técnicas y narrativas, que cuando eso no sucede es un gran logro. Supe hace unos años que Lucas estaba haciendo videoclips por aquellos que había realizado para la banda de indie rock liderada por el escritor Pablo Natale, Bosques de Groenlandia. Pero después asomaron los primeros booktrailers en Córdoba, de la mano de Editorial Nudista, y también fue él (y la editorial, claro) quien estaba a la cabeza de tal novedoso desafío que, como no podía ser de otro modo, tenía una transgresora impronta desde su contenido visual. Aquella tarde lo convocaba al encuentro uno de los tres micro-documentales que se proyectarían con entrevistas realizadas a tres escritores fuera del catálogo de Nudista: Pablo Dema, Silvina Mercadal y Martín Cristal. Entonces llegó este último al centro cultural y Lucas le dijo al instante de saludarlo que creía que le iba a gustar cómo quedó su micro; Martín respondió, despreocupado, que a él le pareció muy bueno el encuentro. No era un detalle menor su respuesta ya que en la presentación del evento, minutos después, íbamos a enterarnos de que lo más importante ya había sucedido: de la entrevista de la cual los realizadores tanto habían disfrutado y que había sido extensa y rica en contenido, veríamos sólo unos minutos. A esos minutos, Lucas los describió públicamente como “metamorfoseados”, víctimas de un recorte “sádico”. Los otros realizadores, Lilín Herrero y Martín Maigua en equipo con Juan Cruz Sánchez Delgado, coincidieron. Estábamos por ver “un treinta por ciento -decía Maigua- de lo rico que se vuelve la charla con un escritor”. No me preocupé. Pensé que, de cualquier modo, tenía sentido: el formato de Estudio Q se ajusta a los tiempos que corren, el destino inicial de los videos es la web (lo que ya impone sus propias leyes); la presentación se realizaba en un evento que era transmitido online por streamming y que como tal debía tener cierta dinámica; y a nosotros, el “público en general” señalado como destinatario -lo que no deja de ser ambicioso-, nos interesan la selección de las respuestas lúcidas, los momentos conmovedores, los datos curiosos, las anécdotas inspiradoras y, por qué no, todo esto en una edición atractiva. Después, quizás exista un público más específico (o un buen efecto de los micro-documentales sobre el público-en-general) interesado en leer la entrevista completa que -se aclaró antes de comenzar- estaría disponible en la web más adelante. Sin embargo en el video, como dijo Lucas con más experiencia en tal formato, estaban “los pequeños gestos, los extravíos en la mirada, la inflexión en la voz… los silencios”, todo eso que excede a la conversación desgrabada en papel y que le agrega valor al registro.

En aquella reducida sala se sucedieron las proyecciones que cerraron cada vez con aplausos y algunos comentarios de los realizadores. Los escritores Pablo Dema y Silvina Mercadal no asistieron al evento, con previo aviso. Hubo, a cambio, lectura en diferido (en video), y lectura en vivo a cargo de Martín Cristal para el final. Y cada vez que ocurre algo como esto necesito señalarlo, porque creo que es inusual: Martín leía, sí, pero de a ratos el relato era tan coloquial que parecía que estuviéramos en una ronda de amigos escuchándolo contar una anécdota desopilante en donde él, expresivo, interpretaba los diálogos tan vívidamente como cuando uno reproduce esa escena de la que fue testigo o protagonista, con la gracia de quien sabe contar una buena historia. Y el público reía. Es esto lo que tengo que señalar: el escritor lee, el público escucha, y se ríe. Lo que sucede (y lo digo como público-en-general) es que esto no es habitual. Aquella tarde había escuchado en la radio que un periodista decía que la poesía era como una partitura: una vez escrita, hay que saber interpretarla. Valga el paralelismo. Yo no creo poder reproducir tal relato, por ejemplo, y me pregunté entonces si esa lectura en vivo transmitida por streamming quedaría grabada y subida a la web junto con los otros videos realizados por Estudio Q, los mismos proyectados aquella tarde y a disposición de todos ahora para abrir entonces el debate.

*Majo Arrigoni es fotógrafa, autora del proyecto fotográfico documental “Retrato de Artista”